• Slide-1
  • Slide-2
  • Slide-3
  • Slide-4
  • Slide-5

ESPAÑA NO NECESITARÁ AYUDA

La número tres de la Comisión Europea llega hoy a Madrid con un mensaje de apoyo y confianza en el nuevo Gobierno español. La veterana política comunitaria se muestra convencida de que España saldrá por sí misma de la crisis, pero exige continuar con el rigor fiscal. Es el miembro más veterano de la Comisión Europea y se le nota. En su tercer mandato en el organismo comunitario, Viviane Reding (1951) no rehúye casi ningún tema. Ni siquiera la delicada situación económica de España, que aborda en detalle durante una entrevista en exclusiva con CincoDías. La cita tiene lugar en vísperas de su viaje a Madrid, donde hoy le espera una frenética agenda que incluye una reunión con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y varios ministros y autoridades. A juzgar por la conversación mantenida en su despacho, Reding repetirá la lección bien aprendida de que no hay alternativa a la política de rigor fiscal impuesta desde Berlín y secundada por Bruselas.experiencia

Como usted sabe, en España estos días casi no se habla de otra cosa que de fútbol y de economía. Pero me temo que en Madrid usted va a hablar bastante más de lo segundo. Creo que sé más de economía que de fútbol risas. Incluso en esta Comisión hay gente que sabe mucho más que yo de fútbol, y a mí me gusta mantenerme al margen de las cosas que no domino.

 

La tesis oficial en Bruselas no ve contradicción entre austeridad y crecimiento, pero la evolución económica de la zona euro parece probar lo contrario y muchos analistas culpan a la Comisión, al BCE y al FMI de la nueva recesión. ¿Cuál es su posición en ese debate? Creo que es un error enfrentar esos dos conceptos. Y, además, no me gusta el término austeridad porque evoca la década de los años 1930, que no tiene nada que ver con la situación actual. Entonces la población no tenía ni ahorros ni trabajo ni seguridad social. Era terrible. Hoy tenemos una red de seguridad. Y se trata de mantener esa red para las próximas generaciones. Y eso no es algo que ataña solo a España sino a todos nosotros. Porque es una irresponsabilidad vivir por encima de nuestras posibilidades y pedir prestado para consumir con cargo a las próximas generaciones. Por eso aplaudo que España haya aprobado el objetivo de déficit cero. Es una declaración de independencia de España en relación con los mercados que permitirá al país tomar decisiones en beneficio de sus ciudadanos. Admiro el coraje del Gobierno español por hacerlo.

Pero no parece que los mercados estén premiando tanto rigor. Allá ellos. Nosotros no gobernamos para los mercados golpea la mesa, sino para la gente. Y como políticos responsables, tenemos que acabar con la falta de libertad de actuación que sufrimos en estos momentos. Y, además, tampoco se puede esperar que el Gobierno adopte una reforma por la mañana y produzca resultados por la tarde. Hay que dar tiempo y dejar trabajar al Gobierno de Rajoy.

¿No se corre el riesgo de destruir la economía española en ese afán por librarse de la presión de los mercados? No, se están construyendo posibilidades para el futuro. Y España es un país muy rico, con fundamentos muy sólidos, con una generación joven bien formada. Así que la coyuntura excepcional de estos momentos debe pasar y volver a la normalidad. Y lo correcto para lograrlo es lo que se está haciendo: reforma laboral, reestructuración del sector financiero y consolidación fiscal.

Ahora que menciona el sector financiero, algunos analistas sugieren que España debería completar su recapitalización con recursos del fondo de rescate de la zona euro. ¿Comparte esa idea? Casi todos los bancos europeos tienen que recapitalizarse, no solo los españoles.

Así es. Pero ¿debería España usar el fondo europeo en ese proceso? Es una cuestión que tiene que resolver España. Pero está claro que no es uno de los países que necesita recibir ayuda. Tiene suficiente fortaleza para salir por sí misma y creo que esa es también la opinión del Gobierno español.

presupuesto_personalizado.jpg